Por cada "punto" que pagas al cierre, la tasa porcentual anual de tu hipoteca se reduce.

Un punto para hipoteca equivale al 1 por ciento del monto total de tu préstamo; por ejemplo, en un préstamo de $100,000, un punto equivaldría a $1,000.

Los puntos para hipoteca son básicamente una especie de interés prepagado que puedes elegir pagar por adelantado a cambio de una tasa de interés y pagos mensuales más bajos (una práctica conocida como "reducción" de la tasa de interés).

En algunos casos, un prestamista te ofrecerá la opción de pagar los puntos junto con tus costos de cierre. A cambio de cada punto que pagas al cierre, la tasa porcentual anual de tu hipoteca se reducirá y, por consiguiente, tus pagos mensuales bajarán.

Normalmente, adquieres puntos para reducir la tasa de tu hipoteca con tasa fija. Adquirir puntos para hipotecas con tasa variable solo te beneficia con un descuento en el período fijo inicial del préstamo y, normalmente, no se hace.

Presta atención a los números

Dado que estás pagando más por adelantado, solo a largo plazo notarás el ahorro de dinero con la tasa de interés reducida. Cuanto más tiempo decidas vivir en tu nueva vivienda, mayores serán las posibilidades de alcanzar el "punto de equilibrio" en el cual los intereses que te ahorraste compensan tu inversión inicial en efectivo. Si tienes un plan con un plazo más corto, poco dinero en efectivo, o te beneficiarías más con un pago inicial más alto, es posible que pagar puntos no te resulte beneficioso.

El originador de tu préstamo hipotecario puede ayudarte a decidir si pagar puntos es una opción para ti.

Trabaja con un asesor especializado. Para persona con $100,000 o más para invertir.

Encontrar un asesor

Saltar navegación: Ingreso a Banca por Internet

La versión de tu navegador no es compatible. Actualiza tu navegador.
Ícono de Cancelar

Navegador sin soporte

Navegador sin soporte

Hemos detectado que actualmente estás accediendo a este sitio usando una versión antigua de Internet Explorer. El diseño de este sitio no soporta versiones antiguas de Internet Explorer. Por lo tanto, es posible que encuentres problemas en la visualización del sitio y cuando navegues por él usando este navegador antiguo. Recomendamos que actualices tu navegador actual o que descargues una versión nueva de otro navegador.

Actualizar Internet Explorer

O de lo contrario, tal vez desees descargar una versión nueva de otro navegador: